Premios APIA 2000

Los socios de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental acordaron por votación en la Asamblea General celebrada el 26 de octubre de 2000 otorgar los siguientes Premios APIA: 

Vía APIA  a la  Sociedad Española de Ornitología por la disponibilidad que siempre han mostrado con los periodistas ambientales, el  trato cordial y el rigor de los datos que aportan los integrantes de esta ONG, la más veterana organización conservacionista española y  una de las de mayor prestigio internacional.

Vía Crucis a la Marina británica, por la falta de información exacta y rigurosa sobre la avería del submarino nuclear Tireless, anclado en el puerto de Gibraltar desde hace diez meses.

Los galardones se entregaron el 14 de diciembre en la Real Casa de Correos de la Puerta del Sol de Madrid.

LA REAL CASA DE CORREOS ACOGIÓ LA VI ENTREGA DE LOS PREMIOS APIA

El presidente de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/Birdlife), Eduardo de Juana recogió el premio “Vía Apia 2000 a la transparencia informativa” que concede la Asociación de Periodistas de Información Ambiental, en el transcurso de un acto celebrado en la Real Casa de Correos, sede de la Presidencia del Gobierno de la Comunidad de Madrid, en la Puerta del Sol.

Eduardo de Juana agradeció el galardón y destacó el esfuerzo que esta ONG de defensa ambiental ha realizado en materia de comunicación, enfatizando que la transparencia y el rigor son los valores que permiten acentuar la credibilidad de su trabajo.

El acto, al que asistieron destacadas personalidades del mundo de la política ambiental y del periodismo especializado fue conducido por el Presidente de APIA, Arturo Larena quien anunció  la creación del primer premio-beca que permitirá a un joven licenciado iniciarse en el mundo de la información ambiental práctica durante un curso académico, iniciativa que surge de Tetra Pak España y APIA, con la colaboración de la Fundación EFE.

El premio Vía Crucis, que este año recayó en la Marina Real Británica por la falta de información exacta y rigurosa sobre el submarino Tireless,  no fue recogido. La embajada británica excusó su asistencia y envió una carta que fue leída por la periodista de APIA Carolina Rueda.

En su carta la embajada británica señala que “el submarino Tireless está en un estado seguro” y que “ni representó ni representará peligro alguno para el medio ambiente”, al tiempo que insiste en que son “conscientes de la inquietud que su reparación genera entre los ciudadanos de la zona”.

En el escrito la embajada británica excusa su asistencia por entender que “no es una forma seria de tratar adecuada y responsablemente un asunto de la importancia y delicadeza” como la avería del submarino atómico Tireless, anclado desde hace diez meses en Gibraltar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: