APIA organiza una jornada con el objetivo de valorar los resultados de la COP en la UE

El encuentro se desarrollará, en la sede del Parlamento Europeo de Madrid, el día 20 de diciembre y cuenta con el apoyo de Iberdrola. El acceso es gratuito siendo necesario inscribirse en apiacorreo@gmail.com

La Asociación de Periodistas de Información Ambiental, APIA, organiza el próximo viernes día 20 de diciembre, una jornada que bajo el título “Valoración de los resultados de la COP 25 en el marco de la Unión Europea” quiere acercar a los profesionales cuales han sido los acuerdos más destacados en la reciente cumbre por el clima celebrada en Madrid.

Tras trece días de intensos debates, durante la celebración de la COP25, que ha situado a Madrid en el epicentro mundial de la lucha contra el cambio climático, APIA, junto con Iberdrola quiere acercar a la sociedad, cuales han sido los resultados de estos días de encuentro. Para ello se ha organizado una jornada con bloques definidos en tres ámbitos: políticos, empresariales y sociales y medios de comunicación.

El primero de ellos contará con la participación de la Directora española de la Oficina de Cambio Climático, Valvanera Ulargui; del Eurodiputado César Luena, que nos hablará sobre la “nueva” fiscalidad verde, tras la COP25 y el representante del Parlamento Europeo en la Cumbre, Nicolás Gonzalez, quien nos detallará cuales eran los objetivos previos y cuales los que se han conseguido.

El mundo empresarial y social estará representado por los máximos responsables de la materia, por parte de Iberdrola (Miguel Muñoz), ECODES (Víctor Viñuales), SEO BirdLife (David Howell) y de Grupo Español de Crecimiento Verde (Valentín Alfaya) quien valorarán los acuerdos de la COP25.

Cómo han contados los medios de comunicación esta cumbre, será el tercero de los bloques que se abordará en esta jornada. Para ello, Manuel Planelles (El País), Manel Vilaseró (El Periódico de Cataluña), Eva Gonzalez (Europapress) y Arturo Larena (Efe Verde) explicaran el despliegue de sus medios y cuál ha sido la repercusión de sus trabajos.

Para finalizar, el Secretario General de APIA, Luis Guijarro, leerá las conclusiones de esta intensa jornada.

El acto de clausura contará con la participación de la Consejera Delegada de Iberdrola España, Ángeles Santamaría y la Presidenta de APIA, María Garcia.

El acceso es gratuito, siendo necesario escribir al email apiacorreo@gmail.com desde el que se enviará una confirmación

Descarga el programa de la Jornada Post COP25


Conclusiones del XIII Congreso Nacional de Periodismo Ambiental

DECÁLOGO DE CONCLUSIONES

Congreso Nacional de Periodismo Ambiental APIA 2019.

“Comunicar Biodiversidad: la emergencia del siglo XXI”

1- Los periodistas ambientales tenemos que limpiar de miedo el periodismo, frente al blanqueo de la “bioperversidad”

2- Sobre especies problemáticas, hay que contar lo bueno y lo malo, pero resaltar los aspectos positivos: el papel beneficioso de esas especies en el ecosistema y como recursos sociales

3- Los bulos del periodismo se combaten con el buen oficio: diversidad de fuentes, contraste de la información, verificación de los datos…

4- El periodismo ambiental contribuye al cambio de modelo en el consumo, al visualizar opciones más responsables que protegen la biodiversidad

5- El pacto social de periodistas y científicos en busca de la verdad les convierte en profesionales ideales para trabajar juntos en comunicar biodiversidad

6- Cuando al habitante rural se le comunican y descubren bien los valores de su tierra, ama a ésta y quiere vivir allí

7- La comunicación sobre biodiversidad debe tener en cuenta animales, plantas y ecosistemas de una zona, pero también a la gente que vive allí

8- España es territorio donde un periodista ambiental no se juega la vida, pero hay que preguntarse por qué en otros países sí se transmiten bien mensajes de protección de la biodiversidad que aquí aún no calan en la opinión pública

9- Es importante comunicar los servicios ecosistémicos de la naturaleza. Un bosque no sólo ofrece madera, sino muchos otros valores tangibles e intangibles que hay que transmitir

10- La tecnología nos aporta datos que permiten mejor la gestión y la comunicación, pero hay que saber convertir los datos en información útil y comprensible para el público


Jornada #PostCOP25 "Valoración de los resultados de la COP25 en el marco de la Unión Europea"

Programa de la Jornada #PostCOP25 (pdf)

Con motivo de la Cumbre de Cambio Climático (COP25), que se celebra en Madrid, organizamos una jornada sobre las implicaciones políticas, económicas y sociales de los resultados que se alcancen en la COP, en el marco de la Unión Europea. Está organizado por APIA y cuenta con el apoyo de Iberdrola y la sede del Parlamento Europeo en Madrid.

OBJETIVOS

Conocer de primera mano los resultados alcanzados en la COP y cómo se van a aplicar en los diferentes ámbitos: político, económico, empresarial y social.

FORMATO

Para ello se contará con periodistas asistentes a la COP, la Oficina del Cambio Climático, el eurodiputado representante del Parlamento Europeo en la COP y representantes de empresas y organizaciones sociales asistentes a la COP.

INSCRIPCIÓN

Inscripción gratuita enviando un email a apiacorreo@gmail.com

PROGRAMA

09:45 h - RECEPCIÓN Y BIENVENIDA
10:00 h - ACUERDOS DE LA COP25

  • Valvanera Ulargui, directora general de la Oficina Española de Cambio Climático.
  • César Luena, Eurodiputado: La fiscalidad verde, ¿cómo queda tras la COP25?
  • Nicolás González, representante del Parlamento Europeo en la COP25.
  • Presenta: Javier Valenzuela, APIA

10:30 h CAFÉ - NETWORKING

11:00 h ACCIONES EMPRESARIALES Y SOCIALES TRAS LA COP25

  • Miguel Muñoz, responsable de Políticas Climáticas de Iberdrola.
  • Valentín Alfaya, presidente de GECV.
  • Víctor Viñuales, director de ECODES.
  • David Howell, responsable de Clima y Energía de SEO BirdLife.
  • Presenta: Mónica Vicente, APIA.

12:00 h - ¿CÓMO HAN CONTADO LOS MEDIOS LA COP25?

  • Manuel Planelles - El País.
  • Manel Vilaseró - El Periódico de Cataluña.
  • Eva González - Agencia Europa Press.
  • Arturo Larena - Efe Verde.
  • Presenta: Rosa Tristán, APIA.

13:00 h - CONCLUSIONES: Leídas por Luis Guijarro, APIA.

13:15 h - CLAUSURA

  • Ángeles Santamaría, consejera delegada de Iberdrola España.
  • María García de la Fuente, presidenta de APIA.

13:30-14:30 h - ÁGAPE


La AECC advierte sobre una campaña judicial contra quienes combaten la pseudociencia a través de la comunicación científica

La Asociación Española de Comunicación Científica alerta contra la limitación del derecho a la información provocado por el aumento de demandas contra quienes informan sobre pseudociencias

La Asociación Española de Comunicación Científica (AECC) ha tenido conocimiento de un número creciente de casos de demandas y querellas contra profesionales por opinar y/o informar acerca de pseudoterapias no avaladas por la evidencia científica. Como ya hemos puesto de manifiesto en anteriores ocasiones, consideramos especialmente importante que se transmitan a la sociedad informaciones con el debido rigor científico y creemos que es un ejercicio de responsabilidad social denunciar ante la opinión pública las prácticas sin evidencia científica. La preocupación por el impacto de este problema ha llevado a que, desde instancias como el Ministerio de Sanidad, el Ministerio de Ciencia y la Organización Médica Colegial, entre otras, se hayan puesto en marcha acciones para denunciar y reducir el avance del mismo.

La AECC considera que es labor de las personas que comunican ciencia informar de manera veraz sobre estas cuestiones, sin que ello suponga un problema para el ejercicio profesional ni para su propia libertad individual. Estas denuncias contra periodistas y comunicadores científicos, que argumentan tratar de proteger el derecho al honor de las partes denunciantes, suponen un riesgo para el ejercicio profesional de la comunicación científica, ya que todas las personas denunciadas lo han sido cuando informaban acerca de determinadas pseudoterapias o a participaban como fuentes expertas en publicaciones realizadas por otros periodistas.

La AECC expresa su pleno respeto a los procedimientos judiciales abiertos y a las decisiones que se deriven de estos, pero resalta la importancia de proteger simultáneamente dos pilares clave de cualquier Estado democrático de Derecho: la libertad de expresión y la libertad de información. Estos derechos fundamentales, reconocidos dentro del artículo 20 de la Constitución Española de 1978, garantizan, respectivamente, la libertad de expresar ideas, pensamientos, opiniones y juicios de valor y la libertad de comunicar o recibir hechos noticiables de forma veraz. El Tribunal Constitucional ha señalado en múltiples ocasiones que el artículo 20 de la Constitución, a través de sus respectivos apartados, “garantiza el mantenimiento de una comunicación pública libre” sin la cual “no hay sociedad libre ni, por tanto, soberanía popular”. Es decir, la libertad de expresión y la libertad de información son instrumentos clave para la formación y el desarrollo de la opinión pública libre, ligada de forma indisoluble al pluralismo político de cualquier sistema democrático.

Por último, la AECC destaca la necesidad de proteger y garantizar ambos derechos fundamentales, de suma relevancia en el ámbito de la comunicación científica, siempre teniendo en cuenta que ningún derecho fundamental es ilimitado, como ha puesto de manifiesto el Tribunal Constitucional en numerosas ocasiones. Por último, la Junta Directiva quiere rechazar toda acción legal emprendida con el único objetivo de silenciar a los profesionales especializados y de evitar que realicen su trabajo libremente pues ello supondría una injerencia de especial gravedad en el ejercicio de las libertades de expresión y de información, dos pilares básicos de nuestra democracia.

Este comunicado ha sido apoyado por la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA), la Associació Catalana de Comunicació Científica (ACCC), la Asociación Galega de Comunicación de Cultura Científica e Tecnolóxica (DivulgACCIÓN – AGCCCT) y la Asociación de Comunicadores de Biotecnología (ACB).


Comunicar biodiversidad también a la infancia

Por Javier Rico

Comunicar biodiversidad. Desde el minuto uno me he convertido en un fan de este eslogan que define nuestro próximo Congreso Nacional de Periodismo Ambiental. A pesar de lo mediático que supongan un lince, un águila imperial ibérica o las montañas de los Picos de Europa, los temas sobre biodiversidad van a la zaga del cambio climático, los residuos, la gestión del agua o la energía en cuanto a presencia y relevancia en los medios de comunicación. Y mira que metes la palabra biodiversidad en cualquiera de estos últimos temas enunciados y resulta vital para explicarlos y desarrollarlos.

Pero no soy victimista, que al fin y al cabo llevo treinta años escribiendo sobre biodiversidad, aparte de cambio climático, energía, agua, residuos… He tenido la suerte de pasar, estar y/o colaborar en casi todas las revistas del sector (Natura, Quercus, Biológica, La Tierra, Ecología y Sociedad, Ecología Internacional…), lo que me permite acumular artículos y experiencia en la comunicación de ese valor tan fundamental para nuestra subsistencia que es la biodiversidad y que va mucho más allá de las especies y espacios estrellas mencionados. Ahí tenemos el gravísimo problema de equilibrio para nuestros ecosistemas que genera, por ejemplo, la pérdida de unos insectos hasta no hace mucho poco considerados: las abejas.

Perdonad la auto-referencia, pero Manuel Rivas, que tenemos la enorme suerte de que pronuncie la conferencia inaugural del congreso, citaba en una de sus columnas un artículo mío publicado en El País (Adiós a los insectos de tu infancia). Siempre me ha preocupado la pérdida de esa biodiversidad pequeña en tamaño pero gigante en servicios, como la que forman abejas, libélulas, saltamontes, grillos y luciérnagas, entre otros. “Una verdad para contarnos y contársela a los niños”, sentenciaba Rivas.

Hace siete años di un salto junto a María Luisa Pinedo y decidí que, aparte de escribir para madres y padres “esa verdad” en artículos periodísticos, iba a contársela directamente a sus hijos e hijas. Y así es, ahora también comunico biodiversidad de viva voz, entre zonas verdes urbanas principalmente de Madrid, a escolares de tres a veinte años. Lógicamente, en un proyecto que llamamos Aver Aves, la excusa perfecta son estas bellas y notorias representantes de la fauna, pero también acabamos hablando de los saltamontes que brincaban hace treinta años a cada paso que dábamos por descampados urbanos y que ahora escasean peligrosamente.

No entiendo solo mi profesión, sino mi vida, sin comunicar biodiversidad. Y nada me produce más felicidad que Isabela, Yeray, Mohamed, Carlos, Clara, Adrián o Liseth, por citar a parte del alumnado que se ha venido recientemente con Aver Aves, escuchen atentos cuando hablo del porqué cada vez hay menos gorriones en la ciudad, pero también por qué hay más águilas imperiales ibéricas que hace treinta años, y enseguida levanten sus brazos. Quieren saber más. Quieren saber más verdades. Por lo tanto, es necesario seguir comunicando biodiversidad. Adelante, APIA; adelante, periodistas ambientales.

 


Gracias APIA: ¡Ya no soy francotirador!

Por Cristóbal Ramírez

El gran mérito de APIA es habernos transformado en estos 25 primeros años de su existencia. No por inspiración pseudodivina que nos haya permitido ver la luz, sino por hacer que nos sintamos acompañados. Más de uno y más de veinte –entre los que se encuentra el suscribiente- teníamos el complejo cierto de ser meros francotiradores. Con mucha o poca puntería, pero demasiado a menudo siendo desplazados a la hora de la diaria batalla final que siempre se desata cuando se trata de definir qué temas van a entrar en el periódico de mañana. Y ya no digamos en la más dura de seleccionar qué noticias iban a tener el honor de ocupar la ansiada primera página.

En una comunidad como la gallega, desgraciadamente acostumbrada a desastres ecológicos sobre todo en el mar y que remataron, por ahora, con el famoso Prestige (después de una larga lista en la que destacan el Polycommander en la ría Vigo, el Erkowit en la de A Coruña, el Urquiola en la de A Coruña también y el Mar Egeo que mire por donde casi incendia A Coruña), tener en la agenda una información sobre biodiversidad y defenderla a capa y espada era tener asegurado un lugar poco grato en el imaginario colectivo de la redacción. Por desgracia, en la mayoría se instalaba también ese tan perjudicial axioma que decía que si defendías algo tan abstracto como “la ecología” eras también un nacionalista al que, por ende, se le atragantaba la Constitución. Algo que leído desde otro punto de España puede o asombrar o producir una carcajada, pero que era una pequeña cruz que había que llevar de manera poco cómoda.

APIA ha sido la capa con la que muchos nos presentamos en esas reuniones de la redacción. Y al menos nos preguntaban por qué íbamos de tal guisa. Y nos escuchaban, aunque solo fuera porque éramos el rarito. Y poco a poco, cuan lluvia fina que decía un inefable político hoy en segunda línea, cesaron las miradas irónicas. Y luego aparecieron las de reprobación hacia aquel que soltaba el chiste malo cuando hablábamos de que en As Gándaras de Budiño apenas quedaban tortugas o de que había que informar con más dureza sobre el furtivismo en el mundo del percebe. Y finalmente, algunas veces nos hacían caso. Una larga marcha, en efecto. Pero misión cumplida por ahora, que mañana será otro día.

Jamás llegamos ni llegaremos a la categoría de príncipe azul. Pero pudimos hacer nuestro trabajo con menos presión exterior y más orgullo propio. Y APIA ha colaborado a ello. ¡Vaya que sí!


Mi historia con APIA

Por Javier Martínez. Director del programa de radio Ecogestiona y Dircom de Enviroo.

Desde niño me gusta ver nevar. En mi infancia, cada noche de invierno, me dormía con la esperanza de ver un amanecer blanco al abrir la ventana. Eras los años 80 y aún nevaba con cierta frecuencia en Madrid. Ya en mi adolescencia, y tras regalarme mis padres un termómetro, me puse a tomar notas de las temperaturas que había en mi ventana durante los meses de invierno, a las 9 de la mañana y a las 9 de la noche. Y así durante 4 ó 5 años. Sin pretenderlo me convertí en un agente meteorológico no profesional. Hacía mis gráficas, mis temperaturas medias y la diferencia mes a mes y año a año. Aquello para mí era un juego… era una época analógica y no sabía ni que podías dedicarte profesionalmente a ello. De hecho tenía escondido mi cuaderno como si me avergonzase reconocer que me interesaban estos temas.

Ya en la facultad me interesé por la existencia de un periodismo ambiental y encontré a APIA, a su segundo y tercer Congreso acudí como estudiante. Allí pude ver y oír Joaquín Fernández, Arturo Larena, José María Montero, Luis Guijarro, Luis Merino, Pepa Mosquera, Rosa Pradas, Javier Rico, Antonio Calvo… casi nada.

Entre estos Congresos, en el 98, acabando la carrera, vi un anuncio para hacer un curso especializado en periodismo ambiental. No lo dudé. Allí estaba Mónica Pérez de las Heras para adentrarme en ese mundo. Por desgracia, trabajamos mucho y si ya estábamos concienzados acabamos de estarlo todavía más porque en mitad de curso nos sorprendió el desastre de Aznalcóllar.

En 2001 me hice socio de APIA. Pero, a pesar de ello, en los siguientes años, por circunstancias de la vida, me dediqué a a otro tipo de periodismo, más de política local y nacional. Sin embargo, fue por otro desastre, el del Prestige, que volví circunstancialmente al mundo del medio ambiente y tuve la gran oportunidad de trabajar mano a mano con Carolina Rueda en Onda Madrid para cubrirlo. Aprendí mucha radio con Carola.

En 2008 decidí volver al periodismo ambiental. Y empecé a retomar contactos y hacer nuevos. Llevo más de una década trabajando sin descanso exclusivamente para y por el medio ambiente y no puedo estar más orgulloso. Una década en la que APIA siempre ha estado ahí, y los compañeros ayudando, aconsejando y aportando. Nuestro gremio siempre sirvió de terAPIA. :)

Han pasado 25 años y qué contar que nadie intuya sobre la importancia que tiene ahora el periodismo ambiental. Somos más necesarios que nunca para informar, explicar y concienciar sobre la necesaria y urgente transición ecológica que debemos hacer.

Felicito a APIA por su 25º aniversario. Unas bodas de plata de unos periodistas que visto por los avatares y crisis que hemos pasado... merecemos ya el oro :-) ¡A por otros 25 años!


APIA y las Asociaciones de Comunicación Científica se solidarizan con nuestra socia, Rosa M. Tristán

La Asociación Española de Comunicación Científica (AECC), la Associació Catalana de Comunicació Científica (ACCC), la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA), la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS) y la Asociación Galega de Comunicación de Cultura Científica e Tecnolóxica (Divulgacción) expresan su apoyo a Rosa M. Tristán y al resto de periodistas ambientales que se han visto afectados por el espionaje del comisario Villarejo. Las organizaciones condenan los hechos difundidos primero por El Confidencial y, posteriormente, por la propia Tristán en su blog personal. Según los datos publicados, Iberdrola supuestamente habría encargado una investigación al comisario Villarejo por una filtración de unos informes de la compañía, que habría afectado a la propia Tristán, entre otras personas.

Las asociaciones, que representan a la comunidad de periodistas y divulgadores científicos en España, quieren denunciar este caso y rechazar rotundamente toda actividad que pueda afectar a la vida personal y a la intimidad de los afectados. Además, las organizaciones recuerdan que la libertad de información es un derecho fundamental, consagrado en el artículo 20 de la Constitución Española de 1978.

Como ha recordado el Tribunal Constitucional, este derecho “no solo protege un interés individual”, sino que gracias a él se garantiza la “existencia de una opinión pública libre, indisolublemente unida al pluralismo político propio del Estado democrático”. Además, este derecho actúa como salvarguardia “a quienes hacen de la búsqueda y difusión de la información su profesión específica”, que trabajan amparados por el secreto profesional y la libertad de conciencia. Cualquier injerencia como la conocida supone una grave violación del derecho a la libertad de información, pilar clave en cualquier Estado democrático, que las asociaciones firmantes condenan de forma tajante.


Candidatos a las elecciones del 10N confrontarán sus propuestas ambientales en un debate organizado por APIA y EFE

Candidatos de los grupos parlamentarios con representación en el Senado expondrán sus propuestas en materia de medio ambiente y transición ecológica en un debate impulsado por la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA) y EFEverde de la Agencia EFE.

El debate se celebra bajo la premisa de que son las Comunidades Autónomas las que tienen transferidas la gestión y desarrollo normativo de las leyes que regulan los aspectos primordiales en materia medioambiental, siempre bajo la tutela de las normativas emanadas de Europa y del gobierno central. Tras haber cursado las invitaciones, serán finalmente los representantes del Grupo Socialista (José Salvador Sierra), del Popular (Juan José Sanz Vitorio), Ciudadanos (Pilar Liébana) y Unidas Podemos (Víctor Lasa) los que acudirán el próximo martes 5 a plantear cuáles son sus propuestas contra la crisis climática y la transición ecológica.

Con el objetivo de dinamizar y conocer realmente las propuestas de los partidos políticos, el debate girará sobre cuatro grandes ejes ambientales: Energía, Biodiversidad, Movilidad-Cambio Climático y Residuos.

Para ello contarán con unos tiempos establecidos para responder a las preguntas que serán realizadas por María García de la Fuente, presidenta de APIA, y Arturo Larena, director de EFEVerde; en concreto contarán con dos minutos por cada tema y tres para plantear sus propuestas y sus conclusiones.Las redes sociales tendrán un papel destacado, en este caso serán los usuarios de Twitter los que decidirán una de las preguntas entre las cuatro que se plantearán por parte de los profesionales.

El debate se trasmitirá por ‘streaming’ a través de Facebook Live de APIA, en las páginas de EFE www.efe.com y www.efeverde.com. También con la etiqueta #MedioAmbienteADebate, se podrá seguir en tiempo real la evolución del debate.


Todos los Premios Vía APIA y Vía Crucis

Desde 1995, APIA otorga anualmente los premios Vía Apia a la transparencia informativa en materia de medio ambiente, y su opuesto, el Vía Crucis, a aquellas personas, entidades u organismos que más trabas o menos facilidades han ofrecido a los periodistas para desarrollar su labor informativa.

La denominación de los premios está vinculada al nombre de APIA, que en un juego de palabras se relaciona con la vía principal por la que fluían los correos y ciudadanos que llegaban a la Roma imperial, mientras que el Vía Crucis hace referencia al duro camino de sufrimiento que a veces supone para los periodistas ambientales conseguir la información.

GANADORES DE LOS PREMIOS VÍA APIA Y VÍA CRUCIS

Vía Apia:

1995.- José Joaquín Pérez de Gregorio (Fiscal de la Audiencia de Barcelona).

1996.- José Bono, presidente de la Junta de Castilla-La Mancha.

1997.- Promotores del Turismo Rural

1998.- Asociación Ecologista Greenpeace.

1999.- Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA)

2000.- Asociación conservacionista SEO/BirdLife.

2001.- Revista Quercus

2002.- Asociación conservacionista WWF/Adena.

2003.- Joaquín Nieto, responsable de Medio Ambiente de CC.OO y por extensión al gabinete de comunicación.

2004.- Eduardo Martínez de Pisón, en reconocimiento a su trayectoria personal y profesional.

2005.- La comunidad científica, personalizado en la figura de Miguel Delibes de Castro, por entender el papel de los periodistas especializados en información ambiental y aportar la vertiente científica de la noticia ambiental, uno de los elementos clave de este tipo de información.

2006.- La Casa Encendida de Obra Social Caja Madrid.

2007.- A Theo Oberhuber, coordinador general de Ecologistas en Acción, en reconocimiento a su trayectoria personal y a su colaboración en la difusión de los temas ambientales y muestras de comprensión y apoyo al trabajo de los profesionales que desarrollamos esta especialidad informativa. Este premio también lo hacemos extensivo a la organización Ecologistas en Acción.

2008.- Al Programa Vías Verdes de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles y por extensión a su directora, Carmen Aycart.

2009.- A la Fundación EFE, Tetra Pak, Fundación Biodiversidad, REE, FIDA, Unión FENOSA y Ecovidrio porque han entendido -en un ejercicio de responsabilidad social empresarial y con diversos programas de becas-, que apostar de forma altruista, por la especialización de periodistas favorece la transparencia informativa con profesionales críticos y honestos y por ende una información ambiental de calidad.

2010.- Francisco Javier Álvarez Mateo, responsable de FIO-Feria Internacional de Turismo Ornitológico, en reconocimiento a la labor de difusión y de comunicación sobre las actividades de FIO, así como la invitación, a los periodistas de APIA, para participar en dicha feria y en los itinerarios alternativos para conocer in situ la riqueza natural, y en concreto, ornitológica de Extremadura.

2011.- La Agencia Estatal de Meteorología en reconocimiento a su buena política de comunicación y por los pasos dados hacia una mayor apertura del organismo a la labor de los medios, con especial mención a las jornadas de formación para periodistas y a las nuevas secciones y datos introducidos en su web, de gran utilidad para los profesionales de la comunicación.

2012.- Fundación CONAMA

2013.- Ecoembes

2014.- Oficina de Acción Global contra las prospecciones petrolíferas canarias

2015.- Las cinco ONG’s ambientales (Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO Bird/Life y WWF) por "haber logrado, en estos tiempos tan marcados por las disensiones y las pugnas por protagonismos, el consenso preciso entre ellas para acordar y poner en marcha campañas, proyectos e iniciativas en conjunto. Y conseguir llegar así con una sola voz, convincente y más potente, a los medios de comunicación y la sociedad, para la defensa de nuevas relaciones con nuestro entorno. Una voz, además, que se sustenta en la profesionalidad de sus expertos en comunicación, que empodera y facilita el trabajo de los periodistas que nos dedicamos a cubrir la información de medio ambiente, razón esencial de este premio".

2016.- FUHEM por divulgar en nuestro país información clave en materia ambiental, por ejemplo el informe “La situación en el mundo” del Worldwatch Institute, además de fomentar el análisis, el debate y la crítica en torno a las cuestiones ambientales.

2017.- La Plataforma Stop Uranio es una coordinadora ciudadana nacida para oponerse a la mina de uranio prevista en la comarca salmantina del Campo Charro. Sus miembros han tenido que emplearse a fondo para difundir sus reivindicaciones fuera del ámbito local. Gracias a la colaboración de particulares, alcaldes de la zona opuestos al proyecto y ONG ecologistas, que le han servido de altavoz, ha logrado en los últimos meses montar un operativo informativo que ha permitido elevar su campaña a escala estatal e internacional. Redes sociales, ruedas de prensa, viajes de periodistas y actos ciudadanos son una muestra de este despliegue, con el que intentan contrarrestar el "marketing de comunicación" diseñado por grandes agencias del sector contratadas por la empresa minera para presentar su proyecto.

2018.- Ecodes. Por su trabajo incansable como organización sin ánimo de lucro para mantenernos al tanto y aportar datos y debates a los temas de actualidad ambiental.

2019.- Fridays For Future, en España, por lanzarse, sin experiencia previa, a comunicar un gran movimiento global, creando portavoces decididos que han atendido a los medios durante este año.

Vía Crucis:

1995.- Fabricantes de cloruro de polivinilo (PVC).

1996.- Empresa de comunicación Burson Marsteller.

1997.- Directores de los Medios de Comunicación.

1998.- Isabel Tocino, ministra de Medio Ambiente.

1999- Responsables de la Mina Boliden-Apirsa en Azanalcóllar.

2000.- Marina Real Británica por el caso Tireless.

2001.- A las distintas Administraciones Públicas por las deficiencias en el proceso de transmisión de una información precisa sobre el mal de las vacas locas.

2002.- Mª Teresa Estevan Bolea, presidenta del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

2003.- Francisco Álvarez Cascos, ministro de Fomento.

2004.- A la empresa Ercros debido a la falta de transparencia informativa en la difusión de la información relativa a los continuos vertidos tóxicos y radiactivos al río Ebro.

2005.- A la Fundación para la Investigación y el Desarrollo Ambiental (FIDA), por la opacidad informativa en la convocatoria de las becas de periodismo ambiental 2005-2006, así como en el proceso de selección.

2006.- Servicios Informativos de Telemadrid.

2007.- A la política de comunicación de la Junta de Castilla y León.

2008.- A la Consejera de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Cinta Castillo.

2009.- Abengoa por su política de comunicación "poco, y en ocasiones, nada transparente, debido a la imposibilidad de acceder a mayor y mejor información de la que ofrecen en sus notas de prensa".

2010.- Al Ministro de Industria, Turismo y Comercio, D. Miguel Sebastián Gascón, por las dificultades que encuentran los informadores con demasiada frecuencia, cuando solicitan contactar con sus responsables y por la lentitud con la que atienden las demandas de los profesionales de la información en el ejercicio de su profesión

2011.- Al Ayuntamiento de Madrid, por cómo se han modificado los centros de control de calidad del aire, con el conocimiento del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, pero también por cómo se ha retirado el acceso a los datos con el objetivo de que no hubiera información real de lo que estaba pasando, ya que las cifras exactas no estaban accesibles.

2012.- UNESA

2013.- Gobierno ruso

2014.- Plataforma SHALE GAS

2015.- Ministerio de Industria y al ministro José Manuel Soria por “la falta de información y transparencia con los medios de comunicación social. La falta de atención a los periodistas, la no contestación a las preguntas formuladas o la contestación con evasivas, hacen de este departamento ministerial uno de los más opacos y menos facilitadores para los medios de comunicación”.

2016.- A la situación que viven los periodistas ambientales que son perseguidos en el mundo por dar voz o denunciar públicamente atentados contra el medio ambiente o contra pequeñas comunidades locales; por denunciar proyectos que no cumplen con las debidas garantías o que carecen por completo de estudios de impacto ambiental y social. Periodistas que son víctimas de amenazas, agresiones, extorsión o incluso la muerte, como registra Reporteros Sin Fronteras en su balance Anual de Periodistas Asesinados en el Mundo en 2015. Esta situación se hace más evidente en países como India, México, Honduras, Guatemala y otros del centro y el sur de América, donde su labor informativa pone en cuestión proyectos de grandes empresas petroleras, mineras, agroquímicas, etc.

En una escala diferente, estas situaciones también se viven en España, donde los periodistas molestos son, en ocasiones, presionados y apartados por los pequeños y grandes grupos de presión.

2017.- Javier Cárdenas, director y presentador del programa ‘Hora punta’ emitido en TVE 1, por la falta de rigor en el tratamiento de temas científicos y ambientales. En concreto, por hacerse eco de una teoría no demostrada científicamente, cuando el pasado 13 de septiembre, Patrick Roddie, químico y activista de geoingeniería, aseguró que los huracanes Harvey e Irma, que azotaron las islas caribeñas y también a Estados Unidos, fueron fabricados y creados por el hombre.

2018.- A los hermanos Alvaro y Alberto Nadal, ex ministros y altos cargos del anterior gobierno, justo por las razones contrarias a las anteriores. A lo largo de su trayectoria profesional, y en especial durante su paso por el ministerio de Energía (Álvaro Nadal como ministro) y Alberto Nadal (como Secretario de Estado de Energía) han sido un “ejemplo” de desinformación –cuando no de noticias falsas directamente– en relación a temas como el autoconsumo, la dependencia energética de España o las necesidades de utilizar tecnologías contaminantes.

2019.- : Al nuevo alcalde de Madrid, del PP, José Luis Martínez-Almeida: sobre todo por la manipulación de datos y tergiversación de la realidad para desmontar 'Madrid Central', obviando la preocupación por la salud de los ciudadanos y el medio ambiente, y solo pensando en la confrontación política más frívola y electoralista. Hasta llegar a plantear el absurdo de que más coches circulando por el centro de Madrid hacía bajar los índices de contaminación atmosférica. Hasta los tribunales le quitaron la razón apoyándose en la asepsia de los datos.

Por confundir con Madrid Central, lanzando mensajes inexactos y contradictorios, e información manipulada e interesada sin tener en cuenta el rigor que debe tener como fuente de cara a los medios.