Premios APIA 1997

La ex alcaldesa de San Juan de Plan (Huesca), Josefina Loste, una de las pioneras en España del turismo rural, recogió el Premio Vía Apia, galardón que fue compartido con la Asociación del Valle de Baztán (Navarra), la cooperativa del municipio asturiano de Taramundi y la Generalitat de Cataluña. El premio fue entregado en la clausura del II Congreso Nacional de Periodismo Ambiental, celebrado el 25 y 26 de noviembre de 1997 en la sede del CSIC.

Con este galardón se reconoció la colaboración de los promotores y pioneros en el turismo rural español con los profesionales y especialistas de la información ambiental, al abrir una nueva vía para este tipo de noticias.

Tras agradecer el premio, Loste indicó que el futuro del turismo en España pasa por potenciar su calidad y, en este sentido señaló que el turismo rural deberá desarrollarse de forma cuidadosa, de forma que se respete el medio natural y se impulse el patrimonio de los pueblos, fomentando la rehabilitación de edificios frente a la construcción de macrohoteles de nueva planta.

Los casi 80 periodistas que integran la APIA concedieron además el premio negativo "Vía Crucis" a las empresas informativas y a sus directores, porque "aunque esta asociación reconoce el avance que se está produciendo, todavía no se presta la suficiente atención a las noticias relacionadas con el medio ambiente".


Premios APIA 1996

El presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, José Bono, recogió el 2 de diciembre de 1996 en el Palacio de Zurbano, el premio "Vía Apia" por "haber dado protagonismo al periodismo ambiental en el conflicto de las Hoces del Cabriel". 

Bono se mostró satisfecho de recoger este premio porque, según dijo, "ganamos una batalla por la que nadie daba un duro, y al final llegamos a un consenso que parecía milagrero con el ministro del Partido Popular."

El presidente castellano-manchego añadió que le gustaría recibir un próximo premio por el tema del agua, y apostó por la solidaridad de las comunidades autónomas, tanto en cuestiones hidráulicas como en un ámbito más amplio.

Por su parte, la empresa Burson- Marsteller recibió el negativo "Vía Crucis", por su "estilo en las relaciones informativas con los profesionales".

APIA señaló que no premia conductas a favor y en contra del medio ambiente, sino a las personas e instituciones que dan trascendencia al periodismo ambiental y que favorecen el trabajo de los profesionales en esta especialidad.

Durante la entrega de premios, a la que asistió el ex ministro de Agricultura, Luis Atienza, se presentó un libro que recoge las ponencias del I Congreso de Periodismo Ambiental que celebró APIA en noviembre del año anterior.


Premios APIA 1995

La Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA) entregó los primeros premios "Vía Apia" al jurista José Joaquín Pérez de Gregorio y "Vía Crucis" a los fabricantes de PVC, en el cierre del I Congreso Nacional de Periodismo Ambiental, que se celebró el 14 y el 15 de noviembre de 1995 en la sede central del CSIC.

Pérez de Gregorio, fiscal del Tribunal Superior de Justicia catalán, recibió el premio Vía Apia, destinado a la persona, institución u organización que facilite información ambiental fiable y fluida, por su persecución de los vertidos industriales a ríos catalanes y el tráfico internacional de especies protegidas.

Para APIA este premio no es "un ejemplo más de la judicialización de la vida diaria española, sino el reconocimiento a un hombre que ha abierto una importante vía informativa bastante mortecina: tribunales y medio ambiente".

El grupo PVC de ANAIP (la asociación nacional de las industrias del plástico), recibió el Vía Crucis, que se reserva a la persona, institución u organización que suministra información ambiental confusa y contradictoria.